jueves, 4 de octubre de 2018

Antes vs después pt 4

Los dibujos de Alma (mi primer y único personaje de Mago por el momento) tienen un poco de trampa, porque no ha pasado tanto tiempo desde que hice el primero. Pero el caso es que es un personaje que me mantiene frustrada 100%, porque se supone que es una chica voluptuosa y despampanante y siento que nunca consigo plasmar perfectamente sus rasgos y su cuerpo en papel. Plus: tiene el pelo muuuy rizado tipo mulata, y es algo que nunca había dibujado antes, sí que voy probando una técnica diferente cada vez, a ver cuál queda más realista y que más se ajuste a lo que yo deseo.
Por eso os pongo los tres dibujos que tengo de ella (de 2016, 2017 y 2018 respectivamente), no sólo para que veáis evolución sino para... yo qué sé, choose your champion o algo así.
La verdad es que me da rabia, en un primer momento he pensado "anda, pues si se parecen entre sí y todo", pero ahora que me fijo se parecen lo que un huevo a una castaña -.-'









sábado, 29 de septiembre de 2018

Antes vs Después pt 3

Bueno, como ya iba siendo hora de volver a coger los lápices, me animé a renovar la versión de otro de los personajes que nunca he llegado a jugar, pero que A-DO-RO.
Se trata de Amy, mejor conocida como Pantera Nebulosa, una mutante descarada y coqueta con habilidades felinas a la que creé (y dibujé) en 2011.
En su momento me gustó especialmente diseñar un traje típico de la Patrulla X pero adaptándolo a la apariencia del animal que le da nombre al personaje. Como veis en el primer dibujo, el traje tiene más tonalidades que en el segundo, pero los dibujos antiguos se me emborronaban tanto al sombrearlos que el nuevo he decidido dejarlo en un neutro blanco-negro de toda la vida.
Empecé a dibujar a Pantera Nebulosa cuando ya estaba metida de lleno en el mundo del cómic americano, así que intentaba variar mi estilo -bastante manga- a uno un poquito más realista. El asunto está en que nunca lo conseguí, pero aun así, por algún motivo, he conseguido que la cara del dibujo nuevo sea muy Marvel old-school. Me recuerda a Susan Storm. No es mi estilo en absoluto pero me siento raramente orgullosa de haber conseguido, sin proponérmelo, un dibujo muy parecido al cómic americano.




viernes, 31 de agosto de 2018

Un sueño suizofrancés

Se acaban mis escasas vacaciones de verano, y con ellas, la posibilidad de emprender y terminar proyectos que tenía pendientes desde hace tiempo. Como este. No sabéis que el verano pasado me surgió la posibilidad de trabajar en Francia durante unas dos semanas, y que el lugar me cautivó para siempre. 
Han pasado tantas cosas desde entonces, tantas cosas que se han quedado por contar, que en lugar de recrearme en ellas he decidido retomar aquel momento, en el que me sentía no sólo afortunada, sino completamente dichosa, para...
No lo sé.

Pero ahora no voy a dejar la costumbre de dejar un testimonio gráfico de mis viajes.

Como siempre, clickad en la imagen para ver más.


martes, 28 de agosto de 2018

Current mood



"Mi vida es un perfecto cementerio de esperanzas enterradas."

Lucy Montgomery


lunes, 20 de agosto de 2018

Nueva York (at least)

Este año está siendo una auténtica locura, para bien y para mal (de momento más mal que bien, pero todo se verá). Apenas he tenido tiempo para dedicármelo a mí misma, y mucho menos al blog. Así que ahora que estoy tomándome un par de semanitas de descanso, he decidido retomar uno de mis temas pendientes: ¡hace más de un año que fui a Nueva York y todavía no había subido las fotos!

Aquí las tenéis, pinchando en la siguiente foto.
Disfrutad! ~~


miércoles, 14 de marzo de 2018

100 años y dos lecturas

Acabo de terminar de leer, por segunda vez, el que considero que es mi libro favorito: 100 años de soledad. Como quiero compartir con vosotros el mismo placer que me provoca leerlo, he tratado de imitar lo que ya hice en su día con Peter Pan: una recopilación de las mejores frases, o de párrafos que me hayan llamado la atención. Pero la novela está tan plagado de ellos, que tendría que haber hecho un copypaste completo. Y en otras ocasiones, el contexto general significa tanto para una frase concreta, que copiarla es como arrancar una estalactita: cuando la sacas de la cueva te das cuenta de que esa magnífica formación de tierra milenaria se ha convertido en una simple piedra...
Aun así, algo he podido sacar. Quizás no sean las mejores frases, pero aquí están. Que las disfrutéis.



rsula no volvió a acordarse de la intensidad de esa mirada hasta un día en que el pequeño Aureliano, a la edad de tres años, entró a la cocina en el momento en que ella retiraba del fogón y ponía en la mesa una olla de caldo hirviendo. El niño, perplejo en la puerta, dijo: se va a caer. La olla estaba bien puesta en el centro de la mesa, pero tan pronto como el niño hizo el anuncio, inició un movimiento irrevocable hacia el borde, como impulsada por un dinamismo interior, y se despedazó en el suelo."

"De pronto, extendió una mano y lo tocó. Qué bárbaro, dijo, sinceramente asustada, y fue todo lo que pudo decir. José Arcadio sintió que los huesos se le llenaban de espuma, que tenía un miedo lánguido y unos terribles deseos de llorar. La mujer no le hizo ninguna insinuación. Pero José Arcado la siguió buscando toda la noche en el olor de humo que ella tenía en las axilas, y que se le quedó metido debajo del pellejo. Quería estar con ella en todo momento, quería que ella fuera su madre, que nunca salieran del granero y que le dijera qué bárbaro, y que lo volviera a tocar y a decirle qué bárbaro."

 “¿Qué se siente? José Arcadio le dio una respuesta inmediata.
-Es como un temblor de tierra."

"Y lo creía de veras, porque en sus prolongados encierros, mientras manipulaba la materia, rogaba en el fondo de su corazón que el prodigio esperado no fuera el hallazgo de la piedra filosofal, ni la liberación del soplo que hace vivir los metales, ni facultad de convertir en oro las bisagras y cerraduras de la casa, sino lo que ahora había ocurrido: el regreso de Úrsula."

"Pero el sedentarismo que acentuó sus pómulos y concentró el fulgor de sus ojos, no aumentó su peso ni alteró la parsimonia de su carácter, y por el contrario endureció en sus labios la línea recta de la meditación solitaria y la decisión implacable."

"Ella tuvo que hacer un esfuerzo sobrenatural para no morirse cuando una potencia ciclónica asombrosamente regulada la levantó por la cintura y la despojó de su intimidad con tres zarpazos, y la descuartizó como a un pajarito. Alcanzó a dar gracias a Dios por haber nacido, antes de perder la conciencia en el placer inconcebible de aquel dolor insoportable, chapaleando en el pantano humeante de la hamaca que absorbió como un papel secante la explosión de su sangre."

"Arcadio la había visto muchas veces, atendiendo la tiendecita de víveres de sus padres, y nunca se había fijado en ella, porque tenía la rara virtud de no existir por completo sino en el momento oportuno."

"El general del estado mayor le entregó el telegrama con un gesto de consternación, pero él lo leyó con imprevisible alegría.
-¡Qué bueno! -exclamó-. Ya tenemos telégrafo en Macondo."

"Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas. Cayeron toda la noche sobre el pueblo en una tormenta silenciosa, y cubrieron los techos y atascaron las puertas, y sofocaron a los animales que durmieron a la intemperie. Tantas flores cayeron del cielo, que las calles amanecieron tapizadas de una colcha compacta, y tuvieron que despejarlas con palas y rastrillos para que pudiera pasar el entierro."

"-Dime una cosa, compadre: ¿por qué estás peleando?
-Por qué ha de ser, compadre -contestó el coronel Gerineldo Martínez-: por el partido liberal.
-Dichoso tú que lo sabes -contestó él-. Yo, por mi parte, apenas ahora me doy cuenta que estoy peleando por orgullo.
-Eso es malo -dijo el coronel Gerineldo Márquez.
Al coronel Aureliano Buendía le divirtió su alarma. Naturalmente -dijo-. Pero en todo caso, es mejor eso, que no saber por qué se pelea. Lo miró a los ojos, y agregó sonriendo: 
-O pelear como tú por algo que no significa nada para nadie."

Fíjate qué simple es -le dijo a Amaranta-. Dice que se está muriendo por mí, como si yo fuera un cólico miserere. Cuando en efecto lo encontraron muerto junto a su ventana, Remedios, la bella, confirmó su impresión inicial.
-Ya ven -comentó-. Era completamente simple."

"Tal vez, no sólo para rendirla sino también para conjurar sus peligros, habría bastado con un sentimiento tan primitivo, y simple como el amor, pero eso fue lo único que no se le ocurrió a nadie."

"Cuando vio a Remedios, la bella, vestida de reina en el carnaval sangriento, pensó que era una criatura extraordinaria. Pero cuando la vio comiendo con las manos, incapaz de dar una respuesta que no fuera un prodigio de simplicidad, lo único que lamentó fue que los bobos de familia tuvieran una vida tan larga. A pesar de que el coronel Aureliano Buendía seguía creyendo y repitiendo que Remedios, la bella, era en realidad el ser más lúcido que había conocido jamás, y que lo demostraba a cada momento con su asombrosa habilidad para burlarse de todos, la abandonaron a la buena de Dios. Remedios, la bella, se quedó vagando por el desierto de la soledad, sin cruces a cuestas, madurándose en sus sueños sin pesadillas, en sus baños interminables, en sus comidas sin horarios, en sus hondos y prolongados silencios sin recuerdos, hasta una tarde de marzo en que Fernanda quiso doblar en el jardín sus sábanas de bramante, y pidió ayuda a las mujeres de la casa. Apenas había empezado, cuando Amaranta advirtió que Remedios, la bella, estaba transparentada por una palidez intensa. 
   -¿Te sientes mal? -le preguntó.
  Remedios, la bella, que tenía agarrada la sábana por el otro extremo, hizo una sonrisa de lástima.
   -Al contrario -dijo-, nunca me he sentido mejor.
Acabó de decirlo, cuando Fernanda sintió que un delicado viento de luz le arrancó las sábanas de las manos y las desplegó en toda su amplitud. Amaranta sintió un temblor misterioso en los encajes de sus pollerines y trató de agarrarse de la sábana para no caer, en el instante en que Remedios, la bella, empezaba a elevarse. Úrsula, ya casi ciega, fue la única que tuvo serenidad para identificar la naturaleza de aquel viento irreparable, y dejó las sábanas a merced de la luz, viendo a Remedios, la bella, que le decía adiós con la mano, entre el deslumbrante aleteo de las sábanas que subían con ella, que abandonaban con ella el aire de los escarabajos y las dalias, y pasaban con ella a través del aire donde terminaban las cuatro de la tarde, y se perdieron con ella para siempre en los altos aires donde no podían alcanzarla ni los más altos pájaros de la memoria."

"El coronel Aureliano Buendía apenas si comprendió que el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad."

"[] la impavidez de Amaranta, cuya melancolía hacía un ruido de marmita perfectamente perceptible al atardecer."

"Eran tres regimientos cuya marcha pautada por tambores de galeotes hacía trepidar la tierra. Su resuello de dragón multicéfalo impregnó de un vapor pestilente la claridad del mediodía. Eran pequeños, macizos, robustos. Sudaban con sudor de caballo, y tenían un olor de carnaza macerada por el sol, y la impavidez taciturna e impenetrable de los hombres del páramo. Aunque tardaron más de una hora en pasar, hubiera podido pensarse que eran unas pocas escuadras girando en redondo, porque todos eran idénticos, hijos de la misma madre, todos soportaban con igual estolidez el peso de los morrales y las cantimploras, y la vergüenza de los fusiles con las bayonetas caladas, y el incordio de la obediencia ciega y el sentido del honor."

"Lo malo era que la lluvia lo trastornaba todo, y las máquinas más áridas echaban flores por entre los engranajes si no se les aceitaba cada tres días, y se oxidaban los hilos de los brocados y le nacían algas de azafrán a la ropa mojada. La atmósfera era tan húmeda que los peces hubieran podido entrar por las puertas y salir por las ventanas, navegando en el aire de los aposentos."

"Intrigado con ese enigma, escarbó tan profundamente en los sentimientos de ella, que buscando el interés encontró el amor, porque tratando de que ella lo quisiera terminó por quererla. Petra Cortes, por su parte, lo iba queriendo más a medida que sentía aumentar su cariño, y fue así como en la plenitud del otoño volvió a creer en la superstición juvenil de que la pobreza era una servidumbre del amor. Ambos evocaban entonces como un estorbo las parrandas desatinadas, la riqueza aparatosa y la fornicación sin frenos, y se lamentaban de cuánta vida les había costado encontrar el paraíso de la soledad compartida. Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estéril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados seguían retozando como conejitos y peleándose como perros."

"Nigromanta lo llevó a su cuarto alumbrado con veladores de superchería, a su cama de tijeras con el lienzo percudido de malos amores, y su cuerpo de perra brava, empedernida, desalmada, que se preparó para despacharlo como si fuera un niño asustado, y se encontró de pronto con un hombre cuyo poder tremendo exigió a sus entrañas un movimiento de reacomodación sísmica."

"De pronto, casi jugando, como una travesura más, Amaranta Úrsula descuidó la defensa, y cuando trató de reaccionar, asustada de lo que ella misma había hecho posible, ya era demasiado tarde. Una conmoción descomunal la inmovilizó en su centro de gravedad, la sembró en su sitio, y su voluntad defensiva fue demolida por la ansiedad irresistible de descubrir qué eran los silbos anaranjados y los globos invisibles que la esperaban al otro lado de la muerte. Apenas tuvo tiempo de estirar la mano y buscar a ciegas la toalla, y meterse una mordaza entre los dientes, para que no se le salieran los chillidos de gata que ya le estaban desgarrando las entrañas."

"A veces permanecían en silencio hasta el anochecer, el uno frente a la otra, mirándose a los ojos, amándose en el sosiego con tanto amor como antes se amaron en el escándalo."


martes, 30 de enero de 2018

Y podérselas contar...



Sí, de acuerdo. Puede que en esta historia, yo no sea Bella.
Pero te aseguro que si tú tienes un papel en el cuento, ese es Gaston.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...